Me invitan a que escriba sobre las cualidades de un buen PR y la verdad no lo sé, podríamos entrar en un interesante debate y no sacar nada en claro, ya que hay multitud de opiniones y mucho escrito sobre el tema. Le estoy dando vueltas y lo que sí os puedo decir son las cualidades que más se valoran y las que yo más admiro. Las habilidades sociales y muchas dosis de vocación son la clave. ¿Por qué la mayoría de PR desprende don de gentes? ¿De qué pasta están hechos? Puede que las aptitudes que se necesiten sean innumerables, pero vamos a poner las Top 5.

¿Por qué la mayoría de PR desprende don de gentes? ¿De qué pasta están hechos?

Resiliencia: esta palabra que está tan de moda y a mí me parece fantástica. La capacidad de sobreponerse ante situaciones adversas. En ocasiones, una situación adversa es una oportunidad de oro, y no “romperse” para saber volver a la situación inicial es fantástico. La comunicación de crisis requiere de una marcada estrategia, y las crisis bien gestionadas son oportunidades. Tener esto en cuenta puede llevar a mejores ideas, clientes y proyectos. Lo que no te mata, te hace más fuerte. Podéis ver ejemplos en casos como el de Dodot o Zara con su camiseta de rayas:

Valentía: el valiente no es el que no padece debilidad o cobardía, todos lo padecemos, si no el que lo supera. En esta profesión gustan los desafíos, y hay que estar dispuesto a hacer todo lo necesario para que el proyecto salga a flote. Habrá obstáculos y adversidades, pero hay que estar bien armados. Las críticas y los cambios están a la orden del día, a veces hasta las ofensas, para qué nos vamos a engañar, pero rendirse no es una opción. Quien tiene boca se equivoca; fallos habrá siempre, asumámoslo ya, aunque estar bien respaldado ayuda a la hora de dar saltos al vacío. Un equipo que confíe en ti y en el que  tú puedas confiar ciegamente, es el ingrediente clave en la receta “valentía”.  Ya se sabe que el cliente percibe un error aislado como la mayor crisis de reputación de la marca en el último siglo. Valentía es aceptar su llamada, tranquilizarle, proponer un plan de acción que subsane el “gran” error, y aceptar un perdón mayestático.

Sociabilidad y don de gentes: en las relaciones públicas, como bien indica su propio nombre, conectar con otras personas y estrechar vínculos es clave, y si las palabras buen trato, cortesía, educación, cordialidad y simpatía no forman nuestro “magnet core”, mejor nos dedicamos a otra cosa. Promovemos y damos prestigio a la imagen de marca de nuestros clientes, y nuestro objetivo es llegar a entendernos para desarrollar relaciones duraderas, fortalecer vínculos, informar, persuadir, conversar y lograr que nuestras acciones de comunicación lleguen a lo más alto. Llegar es un reto, retener un desafío. Sin ir más lejos, tenemos trato con periodistas para gestionar las informaciones y contenidos de nuestros clientes, con los directores o CEO´s tanto de grandes multinacionales como de Pymes, con cocineros de caterings, blogueros, personajes institucionales y secretarias.

Apasionarse por lo que uno hace, destilar confianza en uno mismo pero, al mismo tiempo, interesarse por planteamientos con diferentes perspectivas

Argumentación y don de la palabra: nos pasamos el día hablando con clientes y periodistas para alcanzar nuestro objetivo dentro de una estrategia previamente fijada, pero para ello saber escuchar es imprescindible. Esta capacidad es a su vez nuestra mejor herramienta, ya que mejora exponencialmente nuestra agudeza a la hora de seleccionar las palabras adecuadas en el momento preciso. Saber escuchar para poder hacer uso de una argumentación lógica, fluida y verosímil, que nos abra incluso las puertas más infranqueables.  La palabra es la reina.

Liderazgo: afrontar responsabilidades, aceptar tirar de un proyecto, y guiar con el ejemplo. No se dice, se demuestra. Apasionarse por lo que uno hace, destilar confianza en uno mismo pero, al mismo tiempo, interesarse por planteamientos con diferentes perspectivas o modus operandi. Ganas locas por aprender de todas las personas que te rodean…Hay una línea muy fina entre el líder y el loco, a veces solo el éxito marca esa diferencia.

Alba Briansó

Sobre Alba Briansó

Alba, nuestra Reina de Corazones, nunca te va pedir que pintes las rosas de rojo para ella. Es Senior Account Executive en Alicia Comunicación desde 2009. Su objetivo: escuchar, informar y persuadir para lograr consenso utilizando su mejor arma, las palabras. El corazón de nuestra reina no deja títere con cabeza.

1 Comment

  • Alicia

    Excelente post, reina de corazones!

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *