Cuenta la leyenda que Akademos evitó la destrucción de Atenas desvelando a los hermanos gemelos de Helena, la novia de Paris por entonces, el lugar donde estaba escondida. Agradecidos, le regalaron un trozo de tierra cerca de la capital griega donde se plantaron olivos y que tomó el nombre de su dueño a su muerte: Academia. Platón utilizaba estas plantaciones de olivos para dar sus conferencias en su escuela de filosofía ya que el terreno había sido consagrado a la diosa del conocimiento Atenea. Desde entonces el término Academia ha sido asociado a las enseñanzas de Platón.

Pero mucho ha llovido desde el siglo IV a.C. y hoy en día el término Academia está, por un lado, asociado con la formación a distintos niveles, normalmente técnicas, y, por otro, en un ámbito similar pero menos educativo, Academia designa a las sociedades científicas, literarias o artísticas establecidas con patrocinio privado o público cuyo objetivo es la promoción cultural.

Vivir en tiempos donde las oportunidades se multiplican de manera geométrica es un reto

Actualmente todos los sectores profesionales se han visto sacudidos por los nuevos paradigmas de la tecnología pero es quizás la comunicación la que ha tenido que adaptarse con mayor rapidez. Todo ha cambiado. El papel está perdiendo valor y las herramientas digitales se multiplican a la velocidad de la luz redefiniendo constantemente cuáles son los elementos relevantes y los mensajes para llegar a nuestra audiencia. Es una suerte y un reto poder vivir tiempos tan interesantes donde las oportunidades se multiplican de manera geométrica y donde la creatividad y el lector son los que tienen el poder.

Todos los negocios se han visto afectados por este nuevo contexto. En el caso de B2C las empresas han tenido que desplegar toda su creatividad para captar la atención de la nueva audiencia que consume de una manera superficial y efímera. Para las empresas B2B, que hasta ahora confiaba su éxito en una sólida reputación conseguida a través de años de crear relaciones y de que la inercia del mercado les empujara, el panorama es disruptivo tanto en su manera de funcionar como en sus nuevas relaciones.

En esta transición nuestro sector se enfrenta a una redefinición de todos los parámetros conocidos. Esto implica que tenemos que desarrollar nuevas habilidades personales y conocimientos. Es la oferta integrada la que proporciona valor a una agencia. Pero esto no es suficiente.

Las empresas B2C más creativas captan la atención de la nueva audiencia 

La comunicación es actualmente uno de los elementos estratégicos dentro de cualquier empresa. Y hay que mantenerse permanentemente en formación. Y no nos engañemos, la mejor formación viene de la mano de aquellos que se enfrentan día a día a dar visibilidad a sus clientes con cualquier herramienta que esté a su alcance. Y eso es lo que es la Digital PR Academy. Esta iniciativa de ADECEC que llega a Barcelona después de pasar por Madrid con gran éxito, forma a los profesionales del sector desde la experiencia de los mejores profesionales de cada área. Consultores, responsables de departamentos de comunicación y marketing, agencias, medios y creativos: todos en un gran esfuerzo por digitalizar al sector en las últimas tendencias. Es una oportunidad de oro para que los DIRCOMs, los MARCOMs, y las agencias envíen a su talento interno a potenciar aquellas habilidades que serán imprescindibles en la era digital.

Recuerda: La Digital PR Academy. Oirás hablar de ella por la calidad de la formación avalada por profesionales extraordinarios.

Si quieres más información entra en la web y lo comprobarás por ti mismo: http://digitalpracademy.es/

Núria Nieto

Sobre Núria Nieto

Núria, la Alicia de esta historia, siempre curiosa, atenta y dispuesta a encontrar la mejor solución para las necesidades de nuestros clientes. Directora Creativa de Alicia Comunicación desde 2013, no puede evitar mirar por todas las cerraduras intentando meterse por ellas.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *