Son las 7.00 am y el comentarista de turno en la radio se refiere al incremento de apariciones de políticos en todos los medios (bailando, jugando al ping pong, haciendo paellas….) como puro marketing.

A las 7.30 am otro comentarista habla del último Black Friday como una estrategia de puro marketing para promover el consumismo absurdo e innecesario. Y podría seguir dando mil ejemplos de la forma peyorativa con la que frecuentemente oímos hablar de las acciones o mensajes de perfumes, bancos, ONGs, futbolistas, aseguradoras….como puro marketing.

Llevo toda mi vida profesional dedicándome a cuestiones relacionadas de una u otra forma con el marketing y no deja de asombrarme que la palabra “marketing” se asocie con “engaño, crear necesidades, mentira” y, en el mejor de los casos, tan sólo con publicidad o comunicación.

Creo que quien habla así del puro marketing piensa que los responsables de las compañías a las que se refieren son tontos, algo no descartable en todos los casos, y que nos consideran tontos a todos los consumidores por no darnos cuenta de sus aviesas intenciones, o por seguir consumiendo sus productos y servicios a pesar de darnos cuenta.

Lo primero que han hecho las empresas con más éxito, mejor reconocimiento general e imagen, mayor credibilidad entre los consumidores y marketing más brillante, ha sido investigar y detectar qué necesitábamos o podríamos necesitar si nos lo ofrecieran. Me encanta que Apple pensara que yo necesitaría un PC con un software fácil de utilizar y “me creara la necesidad”. O que Amazon me hiciera más cómodo y barato hacer pedidos de lo que sea. O que Google me acostumbrara a utilizarle para buscar información en décimas de segundo.

Si yo tuviera que explicar por qué pienso que Apple hace “puro-puro-puro” marketing, desde luego no sería para decir que engaña a los consumidores, y tampoco incidiría en que invierte mucho en publicidad con creativas campañas. Sólo podría decir que supo descubrir entre muchos consumidores una necesidad hasta entonces inexistente e hizo un diseño sorprendente de un nuevo producto con posibilidades no imaginadas hasta entonces que barrió a su competencia, no porque los consumidores fueran tontos sino porque pronto se dieron cuenta de la utilidad de lo que tenían entre manos. Un puro buen marketing hace casi innecesario tener que centrarse en la venta de los productos, porque la gente los demanda. Sólo hay que ver las colas de gente queriendo ser los primeros en comprar el nuevo IPhone.

No deja de asombrarme que la palabra “marketing” se asocie con “engaño

Cuando tienes un buen producto con un buen diseño y un acertado envoltorio, la gente que hace puro marketing tiene que acertar en el precio al cuál lo ofrece, para que este precio tenga sentido respecto a la propuesta que se hace y a la competencia de otros productos similares; también tiene que decidir en qué tipo de tiendas lo quiere vender, y que el precio en cada una sea coherente, y una vez en la tienda debe intentar promocionarlo bien y que esté visible y atractivo para el consumidor. Si lo compra y, además, gracias a la experiencia que ha tenido está dispuesto a repetir y a recomendarlo, entonces el marketing se demuestra que ha sido aún más puro.

La buena comunicación asegura que el consumidor recibe un mensaje de calidad y veraz, desde luego no para engañarle, cosa que no se dejaría hacer al menos una segunda vez. Y si alguien piensa que el comentarista de las 7.00 am tenía razón, siempre puede tener en cuenta la propuesta de Renova.

Jorge Iglesias de Ussel

Sobre Jorge Iglesias de Ussel

Jorge es nuestro Sombrerero Loco y Business Development Manager en Madrid desde 2013. Le puedes encontrar presidiendo la mesa de nuestras meriendas y también de nuestras reuniones. Cuenta con una dilatada experiencia como Country Manager (Micron Technology, Polaroid) y Marketing Group Product Manager en Energizer Iberia. Gracias a lo cual puede permitirse negociar con La Reina de Corazones o ponerle ‘las pilas’ al Gato de Cheshire cuando le llama Loco.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *