ESTER GARCÍA – Hablar de nosotros, de los millennials, está de moda. Las agencias y los departamentos de marketing nos estudian con el objetivo de seducir a una generación que ha cambiado los hábitos de consumo. Sin embargo, no somos del agrado de todos y estamos en el punto de mira de la sociedad.

Como ha pasado siempre, los adultos critican a las generaciones jóvenes por las tendencias o los hábitos que tienen e idealizan la suya. Así que vuelve a ser la misma historia: mi abuela criticaba a la “Generación X” de mi madre, y ahora las dos critican a la mía. Por eso no me extraña oír que nos da igual todo, que no sabemos de política o que no somos unos insensibles. Pero, ¿no es la misma generación que nos critica la que nos ha educado?

Según el estudio What millennials want from TV, el 77% de la ‘Generación Y’ sigue la actualidad informativa y un 60% de ellos lo hace a través de las redes sociales. Es decir, estamos enterados de lo que pasa en el mundo y consumimos información, aunque nuestra referencia ya no es la televisión. Es Internet.

Puede que nuestra forma de mostrar el desacuerdo sea ignorarlo. O puede ser simplemente que no nos interesa y preferimos mirar hacia otro lado

Hace poco un artículo del Diario Público resaltaba la ignorancia de algunos jóvenes sobre política. Esto me sacó de mis casillas porque generalizaba y puedo decir que, en mi caso, mi entorno sí que está enterado de política.

Se considera a los millennials la generación más apolítica, aunque esto puede ser tan sólo un reflejo del desencanto que sentimos. Igual que en Twitter o en Facebook, donde si algo no nos gusta o bien lo criticamos en nuestro perfil o bien lo dejamos de seguir. Puede que nuestra forma de mostrar el desacuerdo sea ignorarlo. O puede ser simplemente que no nos interesa y preferimos mirar hacia otro lado. Pero no se puede generalizar porqué hay una minoría de mi edad muy activa en política que propulsaron huelgas estudiantiles o el movimiento 15M en 2011, del que ha salido uno de los partidos políticos que ha entrado en el Parlamento estas últimas elecciones.

Otro reproche que nos hacen es la poca capacidad crítica que tenemos. Sí, estamos cómodos como vivimos, pero eso no significa que no tengamos criterio ni opinión. De hecho, muchos damos nuestra opinión y criticamos en las redes sociales. Somos capaces de viralizar cualquier contenido como ninguna otra generación lo ha hecho. Así que sí que nos expresamos, criticamos y halagamos. Simplemente, el escenario ha cambiado y eso se tiene que entender.

Hoy en día, vemos todo tipo de imágenes en Internet y en televisión. Las redes sociales y los medios digitales sólo hace un tiempo que te avisan de que las imágenes pueden dañar tu sensibilidad. Este tipo de impactos pueden provocar que seamos una generación insensibilizada. Pero con las imágenes de guerra y matanzas que vemos en televisión o en los videojuegos que compramos, ¿quién no se está insensibilizando? La comunicación nos está haciendo duros, pero ¿cuál sería la alternativa? No podemos ignorar aquello que ocurre en el mundo. Y a lo mejor la responsabilidad ética debería recaer sobre los medios de comunicación.

Nosotros hemos nacido y crecido en un mundo digital en el que los adultos son los inmigrantes

Tengamos algo en cuenta: un 98.3% de los jóvenes entre 16 y 24 años utilizamos internet, según el informe de la Sociedad de la Información en España 2014. Nosotros hemos nacido y crecido en un mundo digital en el que los adultos son los inmigrantes. Estamos acostumbrados a que todo lo que nos rodea varíe rápidamente y esto nos hace reinventarnos a cada instante. Somos flexibles, nos adaptamos rápido a los cambios y tenemos nuevos hábitos. Por ejemplo, nuestra generación también se define por lo que creamos, compartimos y decimos en las redes y no solamente por lo que llevamos, poseemos o controlamos. ¿Un punto positivo respecto a la anterior generación?

En definitiva, las innovaciones tecnológicas han condicionado nuestras vidas, estamos rodeados (y bombardeados) de información que ha cambiado nuestros hábitos de consumo, de comunicación y de conducta. ¿Seremos nosotros los que dejemos de criticar a las siguientes generaciones? Tal vez nuestra mente más abierta nos hará romper con esta “tradición cultural” y acabaremos con la frase “el pasado siempre fue mejor”. ¿O es que nos da tanto miedo el futuro y los cambios rápidos que siempre tenemos que amarrarnos a lo conocido? Y lo que empiezo a plantearme: ¿Me pasará a mí lo mismo con la generación Z?

4 Comments

  • Caida Libre

    “Nosotros hemos nacido y crecido en un mundo digital en el que los adultos son los inmigrantes”

    Comenzare por el análisis a esta frase tan despectiva a mi parecer, que enmarca todo el pensamiento de tu generación, se habla de flexibilidad y búsqueda de tolerancia cuando el “entre lineas” de tu frase dice todo lo contrario.

    Quizá tu generación no critique a la siguiente, sino al contrario tu generación sera criticada por la que viene tal como lo haces ahora, hay muchas cosas rescatables de una generación como la Millenial, pero no con el ejemplo que haz dado

  • Humpty Dumpty

    Apreciada Caida Libre,

    Sentimos que la expresión te parezca desafortunada, a nuestro entender “inmigrante” no es una palabra con connotaciones negativas, simplemente trata de reflejar lo que para el autor es una realidad, alguien que ha de ubicarse en un entorno distinto del que le es original y propio, en este caso los “adultos”, padres de millenials, que transitan de lo analógico a lo digital.

    Gracias por participar.

  • Daniel Negri

    la sinécdoque millenials = tecnología es de por si pretenciosa y falaz. la tecnología esta presente desde finales de los 70 en la sociedad.Es mas, mi generación fue la ultima que tuvo la oportunidad de poder optar por la tecnología o no. Cuando comenzó Internet masivamente( dial up, 14400 baudios) existía un detalle maravilloso: la maquina podía desconectarse de la red a voluntad. Realmente. y existía algo que se llamaba anonimato. El modo local era el modo de usar un ordenador. un hermoso single player.La mayoria de las tecnologias actuales estan cimentadas en protocolos. Nada Mas . A veces pienso que hemos ido un poco lejos y hemos sacrificado muchos derechos en pos de una hiperconectividad que mayormente resulta banal y triste. Veremos como toman la posta las generaciones venideras.

  • Heydrich

    En mi experiencia, trabajar o tratar de construir cualquier cosa con un Milenial es una continúa decepción unanttad otra, no existe esfuerzo, piensan que lo merecen todo por que si, no veo la adaptación por ningún lado, aman quedarse en la zona de confort… Cero compromiso

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *