ELEONOR ESTÉVEZ- En ocasiones,  revisando  los manuales de políticas de uso de redes sociales de nuestros clientes hemos visto normativas bastante restrictivas sobre las menciones a la marca. Pero la filosofía debería ser justo la contraria: los empleados son los mejores embajadores de cualquier marca. Y ya no solo eso, a los consumidores ya no les gusta que las marcas sean tan “políticamente correctas”. Cada vez más piden que las marcas e instituciones se posicionen, opinen, sobre temas de actualidad, interés, o que incluso que ejerzan algo de autocrítica.

Me gusta especialmente la campaña que Pantene India lanzó en 2014 basada en las falsas promesas que suelen realizar los productos de belleza. La marca contó con la cómica Aditi Mittal, que protagonizó una parodia en YouTube llamada SHIT Beauty Promises They Make [“promesas de belleza de mierda que hacen”].

El vídeo, que ha sobrepasado las 150.000 visitas, invita a las consumidoras a compartir comentarios y fotos con los productos de belleza con reclamos ridículos bajo el hashtag #beautybraveyard [cementerio de la belleza]. Por lo tanto, la marca se posicionó sobre un tema de interés para su target a la vez que consiguió notoriedad y críticas de las marcas competidoras. Pantene India celebró además un evento que, bajo el título The Proof Walk y el hashtag #ProofNotPromises consiguió gran engagement en las redes sociales, incluso superando los 10.000 likes en algunas de sus publicaciones en Facebook.

 

Tenemos además otro ejemplo muy reciente, y con un posicionamiento más ideológico por parte de múltiples marcas, debido a la legalización del matrimonio homosexual en Estados Unidos. Desde McDonald’s a Visa, pasando por la HBO, Kellogg’s o Nissan. Cientos de empresas se sumaron al colectivo LGBT para celebrarlo con mensajes de apoyo en sus redes sociales. Tal y como recoge el artículo Marcas celebran el matrimonio homosexual, de El Debate. Concretamente Twitter se inundó de marcas y personalidades que mostraron la bandera del arco iris.

lovewins1.jpg_124753759

Fuente: El Debate

Durante ese día los hasthags #LoveWins, #LoveisLove y similares acapararon la red. Pero no “all yoUuu see waAs love”… Muchos detractores del matrimonio homosexual y clientes de dichas marcas anunciaron su descontento ante su posicionamiento. Estos comentarios negativos obtuvieron ingeniosas respuestas por parte de otros clientes y de las propias marcas que se hicieron virales. Aunque, sin duda, mi respuesta favorita no proviene de una marca sino de un personaje público, Arnold Schwarzenegger.

arnold

En este momento la fotografía de Arnold cuenta con más de 290.500 me gusta y se ha compartido 12.000 veces. Dejo mis comentarios sobre mis gustos cinéfilos para otro post. Sayonara, baby.

 

 

1 Comment

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *