Denis Pereta

Gracias a la globalización y las nuevas tecnologías, las agencias de comunicación pueden ofrecer sus servicios en otros países. Estos son algunos de los requisitos que debemos seguir para adaptarnos a nuevos mercados

Actualmente ya no es tan complicado para una pequeña o mediana agencia de comunicación llevar cuentas que sean internacionales y que requieran el mismo seguimiento, que las del país originario. Si bien, los e-mails, Skype y otras herramientas de comunicación ayudan a relacionarnos a distancia con total normalidad, llevar una cuenta de un cliente de otro país exige cumplir además ciertos requisitos que las nuevas tecnologías no pueden solucionar.

Visitando al cliente y reuniéndonos con los periodistas regularmente conseguimos mayor empatía

En primer lugar, es importante entender la cultura del país donde el cliente está presente, para identificar y adecuar la estrategia óptima a aplicar. Al nivel operativo, entender muy bien ciertos puntos importantes de la cultura local nos permitirá adaptar mejor el mensaje y la concepción de los contenidos. Por ejemplo, Francia es un país con una tradición multicultural más arraigada que España. Si queremos hacer una campaña en la que necesitemos imágenes de personas, puede resultar más eficiente que en éstas se representen diferentes razas.

Estos saltos culturales también repercuten en la elección de los canales más idóneos. En Alicia Comunicación desarrollamos campañas online en Europa y hemos comprobado cómo, en el país galo, Twitter no tiene gran aceptación. Los franceses son muy cuidadosos con su privacidad y utilizan las redes sociales con mucha cautela. Asimismo, suelen sentirse molestos ante las actualizaciones patrocinadas de las marcas en Facebook. Para asegurarse de que la relación sea lo más positiva y eficiente, nada mejor que confiar en una persona que esté muy familiarizada con el país, ya sea porque es nativo o porque al menos haya vivido durante un tiempo en él.

Por otra parte, cuando trabajamos para una cuenta internacional hay que tener en cuenta que los resultados, en función de los objetivos de comunicación marcados, no se obtienen de manera tan rápida. De hecho, se requiere mucha paciencia y es importante, aunque el cliente exija siempre más rendimiento, que la agencia lo tenga en mente. Por ejemplo, construir una red de contactos dentro del mundo de los influencers y de los periodistas será siempre más difícil con la distancia. Por muchos avances tecnológicos que haya, la gente acaba siempre dándole mucha importancia a las relaciones presenciales.

Twitter no tiene gran aceptación en Francia, son muy cuidadosos con su privacidad

¡No seáis malpensados! Me refiero a que es necesario desplazarse regularmente al país en cuestión, tanto para visitar al cliente como para reunirnos con periodistas y estrechar nuestra relación con ellos. Puede ser en el marco de un evento o simplemente en una fecha en la que podamos aprovechar para concertar varias entrevistas. Así, conseguimos una cercanía, empatía y conexión con nuestro interlocutor mayor que a través de videoconferencia. No obstante, no olvidemos que esta pauta también es recomendable para los clientes de nuestro propio país.

Lanzarse en una aventura internacional confiere también a la agencia más notoriedad, le permite construir su posicionamiento en el extranjero y amplía su mercado. Y, por supuesto, contar en el seno de la agencia con personas de diferentes culturas y procedencias enriquece también sus recursos humanos. Las personas con orígenes distintos no interpretan siempre las cosas de la misma manera y eso puede aportar mucho valor en los procesos creativos.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *